​Historia de las Navajas Españolas


El cuchillo data desde la edad de piedra y es considerado como una herramienta, utensilio o arma blanca. Este, sin duda alguna, es el punto de partida para discernir con respecto a la historia de las navajas Españolas.

Dado que las navajas son derivaciones del cuchillo diseñado por nuestros antepasados desde el Paleolítico. Ello con el único propósito de lograr el aprovechamiento de los alimentos a través de la caza y la pesca.

Así pues, teniendo en cuenta que una navaja es una modalidad cuchillo, se infiere que esta tiene adherida cientos de años de historia y tradicionalismo. Y en efecto, es desde finales del siglo XVI cuando gobernaba Carlos I, también conocido como el Emperador, que se tiene conocimiento de la navaja española.


Donde en su estructura predomina la hoja de metal y un mango. Al mismo tiempo, en el medio de estos elementos se encuentra un eje que une a ambas partes y permite el movimiento de pivote.

Al respecto cabe mencionar que durante esta época se prohibía el uso de espadas y solo podían portarlas las personas de las milicias y los nobles caballeros. Situación que apalanco la fabricación de las navajas españolas. Las cuales se usaban debajo del fajín para ocultarlas de manera fácil y segura.

La Navaja Española y su origen

El origen de la navaja española es muy discutido, pues existen versiones que la palabra navaja se asemeja a cuchillo pequeño y es una derivación del cuchillo andaluz.

Pues también se dice que la navaja española, es el cuchillo plegable usado por excelencia por centenares de viajeros como mecanismo defensa. Santa Cruz de Mudela, Jerez de la Frontera y Sevilla son poblaciones que están intrínsecamente relacionadas en la historia de la navaja española.



Y puntualmente en la comunidad autónoma de Castilla-La Manchas se encuentra la ciudad de Albacete, que asemeja a llanura según el origen musulmán de la palabra.

Esta población es mundialmente conocida como la ciudad de la chillería española. Y por ende tiene extrema participación en la historia de la navaja española.

Al mismo tiempo, es totalmente factible inferir que el origen de las reconocidas navajas españolas tiene asociado ciertas tradiciones musulmanas. Lo cierto del caso, es que desde el siglo XVI España exportaba a toda Europa grandes cantidades de navajas.

Las navajas españolas eran elaboradas por artesanos en precarios talleres donde reinaba el fuego como fuente de calor primordial para moldear metales. De esta forma, la fabricación artesanal de estos utensilios constaba de aproximadamente cuarenta (40) tipos de operaciones.

Se estima que el hierro, en oportunidades también procedía de Cataluña, Vizcaya, León y otras provincias. Y de acuerdo a las minas de donde provenía el metal se modifica con menor o mayor dificultad.

Evolución de la Navaja Española es seis siglos de tradición

Para el siglo XV Albacete es un punto de referencia importante donde aparecen los primeros núcleos de comunidades con la presencia destacada de herreros, carpinteros, espaderos, cuchilleros tejedores, herreros.

Ya para el siglo XVI y de acuerdo a documentos que datan de esta época, Diego Torres y Fernández Alonso eran los primeros cuchilleros plenamente reconocidos por la pujante comunidad de Albacete. Quienes junto a Nicolás Bis, que destacaba en el oficio de espadero, forman parte del origen e historia de las navajas españolas.

Así pues, la clásica navaja española data de finales del siglo XVI. Y ya para el siglo XVII Albacete contaba con una sólida y consolidada manufacturación de piezas cuchillería, destacando la elaboración de la navaja española.

La presencia de talleres familiares y/o personales para la elaboración de navajas predominaba en esta época. Para aquel entonces, Albacete contaba con una población de diez mil (10.000) ciudadanos y con veinte (20) talleres de cuchillería, aproximadamente. Cabe destacar que ya para 1971 había cien talleres en la ciudad.

Así lo indican números testimonios, documentos y utensilios fechados de la época como tijeras, puñales cuchillos y navajas.

En la historia de la navaja española, el siglo XVII destaca por el incremento en la demanda y uso de esta arma blanca. Así como también de otras armas cortas como, espadas y pequeñas tijeras.

Pero sin duda alguna, la época de oro o la cúspide de la cuchillería española, especialmente en Albacete, se remonta al siglo XVIII. Donde ya destacaba en toda Europa la navaja española, gracias a la participación de destacados maestros y artesanos del oficio.

Se tiene entendió que los musulmanes “Moriscos” que habitaban en la península, también participaban en el diseño y fabricación de las navajas, pues contaban con diversas habilidades en el desempeño como artesanos de este oficio.

Ya para el siglo XIX aparecen los célebres vendedores de navajas y cuchillería en general, destacando por su cinto en la cintura. Oficio que se apalanca, gracias a la disponibilidad de materia prima para la elaboración de las navajas españolas aupado por la presencia del ferrocarril.

Al mismo tiempo, a finales de esta época destaca la navaja “Punta cortada”. Nombre que se debe a las restricciones legales decretadas o a la prohibición en la fabricación y empleo de navajas con punta.

Así pues, este modelo de navaja es empleado por los agricultores para realizar tareas cotidianas como injertos. Razón por la cual también es conocida como navaja “De injertar”. Pero sin duda alguna, la reina de las navajas española es la “Albaceteña” que debe su nombre a su origen. Es en Albacete donde predomina su uso, así como en todos sus alrededores, en tareas de índole doméstica y rural.

Durante todo el siglo XX la navaja española es comercializada y reconocida en toda Europa como una excelente y necesaria herramienta. Y es precisamente en esta época donde se diversifica la tipología de la navaja española.

Encontrando la navaja “De fieles” que es una de las más antiguas y destaca por su corte eficaz y sencillez en sus partes. Así como también, “La Pastora” empleada precisamente para las labores de pastoreo.

Al mismo tiempo destaca la navaja “De anilla”, cuyo nombre se debe a que tiene un muelle con anilla, siendo este modelo mucho más sólido. De igual forma, dentro de esta ramificación se encuentra el modelo “Capora” que se caracteriza por ser de hoja corta y ancha. Es usada para castrar y también es conocida bajo el nombre de “Lengua de vaca”.

Destaca también el modelo “Punta espada” cuya hoja es similar a la de un espadín y el “Machete” que llama la atención por la rectitud del cabo y simetría de su hoja.


No se encontraron resultados.

Deja un Comentario

Tu email no será publicado

1
×
Hola
¿En que podemos ayudarte?